El pasado lunes día 14 en un repleto salón de cabildos de la casa de la Hermandad del Desconsuelo  y con una interesantísima charla-coloquio que en torno al tema del conocimiento y la cultura litúrgica en la Iglesia  impartió D. Antonio López, párroco de la de los Cuatro Evangelista y Director Espiritual de la Hdad., comenzó el ciclo de formación básica que ha puesto en marcha la hermandad de los Judíos de San Mateo de Jerez.

El acto comenzó, además de con la pertinente oración a nuestros Sagrados Titulares, con unas breves palabras del Hermano Mayor D. Francisco Zurita que dieron paso inmediatamente a la presentación que, del ciclo formativo y del ponente, realizó Fernando Martín como Responsable de Formación de la hermandad.

Tras estas presentaciones tomó la palabra,  D. Antonio López,  quien hizo una pequeña semblanza histórica sobre la Liturgia en España desde el siglo IV hasta nuestros días, haciendo especial hincapié en la enorme importancia que supuso para la renovación litúrgica el Concilio Vaticano II. Continuó señalando y puntualizando las fechas, orígenes, elementos y protagonistas más destacados de cada época. Tras este primer recorrido histórico, la charla se centró  en los ciclos del año litúrgico, repasando D. Antonio desde el comienzo del mismo con la celebración del Adviento, Navidad y Epifanía hasta la celebración de las siete semanas de Gloria con la Pascua de Resurrección, destacando el periodo penitencial de la Cuaresma y Semana Santa, sin olvidar la importancia del tiempo ordinario que abarca 36 semanas a lo largo del año.

Fue el propio ponente, quien puso fin a su disertación, con la apertura de un animado y participativo coloquio, aclarando dudas y dando datos referenciales de cada una de las cuestiones que sucesivamente le iban planteando muchos de los asistentes, haciendo muy ameno el mismo al tratarse temas tan dispares como cuales son las formas más adecuadas de tomar la comunión, hasta comentarios sobre las funciones y ropas de diáconos y subdiáconos, sin olvidar las explicaciones ofrecidas por nuestro director espiritual sobre el uso de las vestimentas y vasos litúrgicos o una personalísima y experimentada recomendación sobre qué características debe de tener el vino de consagrar.

Tras las correspondientes palabras de agradecimiento por parte de la hermandad y la oración final a la Stma. Virgen del Desconsuelo finalizó esta primera etapa del ciclo formativo que ha inaugurado  la Hermandad del Desconsuelo con una pequeña convivencia en la que participaron un amplio número de hermanos y allegados a la hermandad.