Tribuna Libre|| “La Reorganización de la Hermandad del Desconsuelo” por Guillermo Pastor Pérez

El próximo 12 de febrero de 2023 se cumplirá una de las efemérides más importantes de nuestra rica historia, el 125 aniversario de la Reorganización de nuestra Hermandad. Sin dudas un echo más que importante, pero del cual se desconocían muchos datos al no existir mucha documentación de aquellos años. Ha sido gracias a la organización de los fondos documentales de la Hermandad cuando se han encontrado más datos de finales del siglo XIX que han servido para dar luz a aquellas zonas de oscuridad histórica que parecían caer en el olvido.

El primer documento al que hay que hacer referencia es a las reglas de 1898, en cuya última página viene el decreto de la Autoridad Eclesiástica del Arzobispado de Sevilla, al cual pertenecíamos hasta el año 1980. La singularidad de estas reglas es que se caracterizan por su ruptura con el sentir religioso de finales del Siglo XVIII para pasar a una situación más contemporánea en el seno de la Iglesia. Un elemento destacado es quien firma el decreto es el Beato Marcelo Spínola, siendo esta la única Hermandad en Jerez de la Frontera en la que una persona que va camino a los altares firma con su puño y letra dichas reglas, convirtiéndose así la figura del Cardenal Spínola como una de las más importantes en la Historia de la Hermandad del Desconsuelo.

Pero para llegar al año 1898 la Hermandad pasó un largo proceso administrativo para la aprobación de sus reglas que se dilató en el tiempo durante 16 años. Las fuentes primarias, a las que siempre se debe de consultar por se más fiables que los periódicos, nos llevan hasta el Archivo Diocesano de Jerez donde se encuentra el Expediente de aprobación de Reglas, que se custodia en los fondos transferidos de la Archidiócesis de Sevilla.

Fue en el año 1882 cuando un grupo de Hermanos tras asistir al Septenario en honor a María Santísima del Desconsuelo, deciden plantear en asamblea celebrada el Domingo de Resurrección en la Iglesia de San Mateo, la reorganización de la primitiva Cofradía del Desconsuelo que fue disuelta por el Consejo de Castilla y por el Arzobispado de Sevilla en 1791. Desde ahí hasta 1898 no fue un camino fácil para llegar a la ansiada reorganización, puesto que en varias ocasiones no se consideró oportuna de nuevo la presencia de una cofradía en las calles de Jerez.

Debemos de estar orgullosos de nuestra Historia y de todos aquellos que nos precedieron hace 125 años porque gracias a su empeño, trabajo y legado para que hoy disfrutemos de la Hermandad que hoy somos. Siempre bajo el amparo del Santísimo Sacramento, de Nuestro Padre y Señor de las Penas, de María Santísima del Desconsuelo y del Beato Marcelo Spínola que en todo momento guían por nuestro buen hacer como propagadores de la Palabra de Dios.

Leave a Reply