El pasado lunes día 18 de febrero se celebró en la Casa de Hermandad el cuarto u último de los actos previstos en este Ciclo de Formación 2018-2019 que se ha venido desarrollando desde el pasado mes de octubre.

En esta ocasión la Hermandad había elegido un nuevo formato. Se trataba de una mesa redonda en la que bajo el título “La participación de la mujer en las Hermandades y Cofradías. Presente y Futuro” cuatro destacadas cofrades jerezanas realizaban un pequeño análisis de la situación actual que viven las mujeres en nuestras instituciones religiosas, trasladándonos a la vez su opinión sobre temas de actualidad o su valoración sobre el desarrollo de las hermandades en los próximos años.

Para esta ocasión tuvimos el honor de contar con la presencia de Eva Castañeda, Hermana Mayor de la Hermandad del Stmo. Cristo del Perdón, Inmaculada Vadillo, Hermana Mayor de la Hermandad del Soberano Poder, Marisa Palomares, Hermana Mayor de la Hermandad de la Vera-Cruz y Susana Esther Merino, cofrade de la Hermandad del Transporte con experiencia en diversas Juntas de Gobierno anteriores. El acto fue moderado y presentado, con exquisitez y experiencia, por Juan Antonio Sánchez Galindo, hermano que es de nuestra hermandad del Desconsuelo y que en todo momento, al igual que hicieron todas las participantes, se puso a disposición de la Hermandad para colaborar en este acontecimiento.

El acto comenzó con una breve oración dirigida por el Hermano Mayor de la Hermandad del Desconsuelo, Francisco J. Zurita a la que siguió una breve introducción y presentación que realizó el moderador. La mesa redonda discurrió por los cauces de discreción y elegancia de la que pueden hacer gala todas las participantes, constatándose a razón de las respuestas y opiniones dadas por todas y cada una de las intervinientes que la función de la mujer y el hombre en las Hermandades debe de discurrir siempre por los cauces de la colaboración y la igualdad, aceptando cada uno sus limitaciones físicas y personales para trabajar siempre por el bien de nuestras corporaciones en particular y de la Semana Santa de Jerez en general.

El moderador dío paso en varias ocasiones a la participación del numeroso público asistente, quien a tenor de sus intervenciones demostraron un alto interés e implicación en el tema que se trataba, trasladando a las ponentes algunas cuestiones que suscitaron la atención de los presentes.

Casi sin darnos cuenta transcurrió, durante más de una hora de duración, un diálogo y debate que fue tan agradable como provechoso y en el que si algo pudimos sacar de conclusión no fue otra cosa más que la necesaria participación de la mujer en nuestras cofradías y hermandades para seguir enriqueciendo el valor y el carácter de las mismas y que desde hoy y para siempre la contribución del hombre a este mundo vendrá siempre de la mano de la mujer porque el futuro lo tenemos que construir entre todos y para todos.

El acto finalizó con la entrega de algunos recuerdos que realizó el Hermano Mayor del Desconsuelo a las personas participantes a lo que siguió una pequeña convivencia que sirvió para hacer aún más agradable el evento.

.