El pasado lunes día 16 de septiembre, en la habitual misa de hermandad, tuvimos la
dicha de darle la bienvenida al templo de San Mateo a nuestro párroco y director
espiritual D. Carlos Redondo Redondo.
Con un templo prácticamente lleno los hermanos del Desconsuelo acogimos con
mucho entusiasmo la llegada del nuevo cura. Preparamos la ceremonia con el mismo
cariño que siempre le dispensamos a D. Antonio durante los más de quince años de
presencia entre nosotros.
Fue una celebración participativa empezando por la propia procesión de entrada al
templo que realizamos desde la casa de hermandad como suele ocurrir en las grandes
ocasiones.
Ni que decir tiene que todo resulto ser muy emotivo y del gusto de los presentes,
desde el acompañamiento musical hasta las propias palabras del celebrante que en su,
muy comentada homilía por lo adecuada que resultó, nos permitió acercarnos y
profundizar en el verdadero significado de la fe.
A la finalización de la Santa Misa y como es costumbre en la Hermandad, nos
acercamos a las capillas de nuestros Sagrados Titulares para rezar ante ellos las preces
al Señor de las Penas y María Santísima del Desconsuelo.
Posteriormente y en un ambiente distendido y de alegría celebramos en la casa de
hermandad una pequeña convivencia que resultó también muy concurrida y en la que
pudimos conocer muchos de nosotros a los padres de D. Carlos, entrañables personas
que han venido a acompañarlo, y estamos seguros que a animarlo, en la vorágine que
supone estos primeros días de estancia en su nueva parroquia.
En definitiva fue una tarde especial para esta Hermandad del Desconsuelo en la que
pudimos agradecer al Señor que nos haya enviado un nuevo pastor que nos acompañe
en nuestra tarea evangelizadora y en la acción social que una entidad como la nuestra
realiza en Jerez desde hace más de trescientos años.
Muchas gracias D. Carlos y bienvenido a San Mateo.