Quiero agradecer en nombre de mi Junta de Gobierno y en el mío propio todos los esfuerzos llevados a cabo por cuantas personas hicieron posible que, a pesar de la lluvia, las jornadas del sábado y domingo pasado en honor de nuestro patrón San Blas, fueran memorables. Agradecemos sinceramente al autor del retablo cerámico en honor del santo, bendecido en la mañana del sábado, su arte y generosidad para engrandecer día a día con sus azulejos pintados muchas calles y plazas de nuestra ciudad.
Quiero también agradecer las facilidades dadas por nuestra Alcaldesa para la colocación del mismo y su presencia junto a la del gran tenor jerezano Ismael Jordi en el acto. Cómo no, destacar la también la presencia de Nicolás Sosa, presidente de la Peña la Buena Gente y de Alejandro Gonzalez, presidente de la asociación del casco antiguo con quienes compartimos el amor por nuestro querido barrio de San Mateo.
No quiero olvidarme del esfuerzo de los padres de la Orden Predicadora Fray Xabi y Fray José Gil para que no nos faltara la Eucaristía el domingo y las necesarias oraciones en la jornada del sábado, de Don Pedro Lozano por sus palabras los tres días de predicación en nuestra sede y de los que en la mañana del día 3 estuvieron trabajando con las rosquillas. De de la contribución de la Coral San Dionisio por su acompañamiento en el tercer día del Triduo, de la banda de la Sentencia, del cuerpo de acólitos voluntarios liderados por Pablo Molinillo, del equipo de Mayordomía, del equipo de dirección de cofradía que con tanto esmero prepararon la salida, truncada finalmente por la lluvia y de muchos hermanos que participaron activamente en los actos y que, con cariño de verdad, llevaron rosquillas del Santo a esos conventos de hermanas que con su oración y ayuda a los demás nos dan un ejemplo de cristianismo.
Gracias a todos.
El Hermano Mayor.